viernes, 8 de abril de 2016

Reportaje. ESPECIAL SEMANA SANTA 2016: Jueves Santo (II).

*La procesión*


Se cumplió el dicho popular y el Jueves Santo volvió a lucir más que el sol en todos los sentidos, ese sol que abandonó la tarde con premura dando paso a la luna de una primavera temprana que nos privó de los juegos de luces a la salida de la Cofradía. 


El día dio paso a la noche. A las ocho en punto y ante la atenta mirada de los mayores que ocuparon el atrio de la Ermita, gracias a las sillas habilitadas por la Hermandad para que pudiesen contemplar cómodamente la salida de la corporación, las puertas del templo se abrieron para dar paso al cortejo más numeroso de nuestra Semana Santa cuya salida hicieron con cierta premura. Más de cuatrocientos fueron los nazarenos que acompañaron a las imágenes en su procesionar por las calles de Pilas. 

Abriendo el primer tramo de nazarenos la sencilla Cruz de Guía de esta Hermandad que, un año más, no fue precedida por la figura del muñidor, persona encargada de anunciar el paso de la Cofradía por nuestras calles al son peculiar de una campanilla.  


Fue a las 20.14 h. cuando la Agrupación Musical de la Santa Cena de Huelva interpretó por primera vez la Marcha Real a la imagen del Santísimo Cristo de la Vera Cruz. La cuadrilla de costaleros de este pasó salvó con elegancia la dificultosa maniobra que supone la salida del paso por las puertas de la Ermita de Belén. 






Un año más apreciamos como el número de señoras y señoritas que lucieron la tradicional mantilla española en señal de luto ante el paso de palio de la Santísima Virgen de Belén no fue demasiado numeroso. Cierto que se trata de una tradición en Pilas con poca trayectoria, puesto que fue a inicios de la década de los ochenta cuando la Hermandad animó a las pileñas para acompañar a la Virgen vistiendo la mantilla. A pesar de ello, sigue sin haber tomado demasiado peso entre las féminas de nuestro pueblo, algo notable año tras año.



A las 20.54 h y ante la máxima expectación del numeroso público presente en la Plaza de Belén, el paso de palio presidido por la imagen de la Santísima Virgen hizo acto de presencia en el atrio de su Ermita. 

Tras los sones de la Marcha Real, la banda de música de la Sociedad Filarmónica de Pilas interpretó como viene siendo habitual en los últimos años la marcha "Nuestra Señora de Belén". Precisamente esta pieza musical fue compuesta hace veinticinco años por Vicente Micó Álvarez, por aquel entonces director de la banda. 

Por tanto hablamos de un aniversario que hasta el momento ha pasado desapercibido y que esperemos que la Hermandad lo tenga en cuenta de cara a los próximos meses ya que no sólo se trata de la primera marcha dedicada a nuestra Patrona sino también de la primera marcha dedicada a una imagen pileña, algo que sucedió en 1991.
La cantera de capataces en esta Cofradía está asegurada. Una de las anécdotas del pasado Jueves Santo sucedió a la salida del paso de palio de Nuestra Señora de Belén cuando el pequeño Álvaro Herrera, hijo del actual capataz del paso y Hermano Mayor de la Hermandad Francisco Antonio Herrera, hizo la primera llamada en la calle, acompañando a su padre durante la totalidad del recorrido procesional.
Si emotiva fue la primera "levantá" para la familia Herrera Hernández más aún lo fue la segunda para el señor pregonero de la pasada Semana Santa. Sus compañeros de junta, los capataces del paso de palio, tuvieron a bien ceder el martillo a Juan Valladares como deferencia por el hecho de haber pregonado nuestra Semana Mayor, hecho que se repitió también en el paso del Cristo de la Vera Cruz minutos antes de su entrada en la Ermita. 















La Hermandad demostró un año más estar a la altura de la Semana Santa de nuestro pueblo poniendo en sus calles una perfecta Cofradía, con unos organizados tramos de nazarenos y el andar elegante de sus dos pasos acompañados por los sones musicales de dos excelentes bandas. 





La Cofradía volvió a transcurrir por el itinerario habitual haciendo estación en la Parroquia de Santa María la Mayor. Una representación de las Hermandades de la Soledad y del Rocío, así como de la Agrupación Parroquial del Cautivo recibieron con varas y estandarte a la Hermandad fraterna de Belén. 
En el interior de la Parroquia tuvo lugar la adoración al Santísimo Sacramento ante el Monumento instalado en la capilla sacramental. Desde hace unos años, los nazarenos que forman parte de la presidencia de ambos pasos se adentran en el interior de la Parroquia y visitan al Santísimo ante el monumento puesto que en la actualidad es inviable que la Cofradía al completo transite por el interior de las naves del templo para hacer estación ante el monumento, algo que sí ocurría antiguamente según nos cuentan nuestros mayores. 













Al igual que ocurriese el Domingo de Ramos y el Martes Santo, los pasos presididos por los titulares de esta Hermandad pararon ante el domicilio de la familia Vázquez Jiménez donde radica la capilla efímera presidida por uno de los Simpecados de Nuestra Señora del Rocío de la Hermandad de Pilas. 






La procesión transcurrió sin ningún tipo de incidente notorio. Únicamente reseñar la retirada de uno de los guardabrisas de los candelabros de cola del paso de palio o la atención a una espectadora por parte de los servicios de urgencia debido a un desmayo al paso de la Cofradía por la calle Del Pilar. 



No sabemos si pesó el frío de la noche o la acusada demora con la que transcurrió la entrada de la Cofradía el pasado año. Lo cierto fue que a la 1 y 6 minutos de la madrugada, con seis minutos de retraso y media hora antes que en 2015, la Cruz de Guía hizo su entrada en la Ermita.




La Plaza de Belén no presentó una gran aglomeración de público, que estuvo formado en su mayoría por jóvenes, algo que ha venido siendo la tónica de la pasada Semana Santa. El frío de la noche provocó la retirada repentina de los más mayores a sus domicilios. Muchos optaron por ver la entrada de la Cofradía desde sus casas gracias a las retransmisiones de Canal Pilas TV. 
Poco antes de las dos menos diez de la madrugada hizo su entrada el paso del Santísimo Cristo de la Vera Cruz a los sones de la marcha real interpretada por la banda onubense que acompañó por primera vez al Crucificado de Buiza. Prueba de su buen hacer fue el caluroso aplauso de despedida que recibieron por parte del público congregado a las puertas de la Ermita. 


El Jueves Santo iba llegando a su fin. El paso de palio de la Patrona de Pilas, arropado por un numeroso grupo de devotos, apareció radiante en la plaza que lleva su nombre acompañado por los indiscutibles sones de la Sociedad Filarmónica de Pilas.







Ya salvada la rampa y una vez situado el paso en el atrio de la Ermita, los sones de la marcha "Madre de Dios de Belén Coronada" pusieron los últimos compases a la procesión de Nuestra Señora por las calles de Pilas ya alcanzada la madrugada del Viernes Santo. La pieza musical que compusiera Camilo Irizo para la Coronación de nuestra Patrona cumple su vigésimo aniversario coincidiendo con tal magno acontecimiento y cuya efeméride será celebrada de manera distinta a lo deseado.


A las tres menos veinte de la madrugada y con un retraso acumulado de veinte minutos hizo su entrada el paso de palio de la Santísima Virgen de Belén ante el fervor de sus devotos que la acompañaron en todo momento en su caminar por las calles de Pilas. 


Un año más la gloria se hizo dolor bajo palio azul y oro, estremeciendo junto a Jesús Crucificado en la verdadera Cruz del Cristiano los corazones de todos y cada uno de los pileños en una de las jornadas más hermosas de nuestra Semana Santa.






Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes.
Fotografías. Javi García, Juan Valladares y Eustaquio Cruz.

0 comentarios :

 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade