martes, 7 de abril de 2015

Noticia. Crónica y análisis de la Semana Santa de Pilas 2015 (II).

Continuamos con la crónica y análisis de aspectos más concretos de nuestra Semana Santa que, personalmente, me preocupan y mucho. De lo bueno e inolvidable hablaremos en los reportajes correspondientes a cada día pero no debemos obviar aspectos que se debiesen estudiar, analizar y sobre todo, ponerlo en conocimiento de todos los que leen estas reflexiones con el objeto de mejorarlos:

*  El público * 

Son muchos los pileños y personas provenientes de otros lugares los que pueblan las calles de nuestra localidad durante los desfiles procesionales de nuestras Hermandades y Cofradías, algo que dice mucho del peso de la fiesta y de la calidad de todos los elementos que la componen: imágenes, pasos, gastronomía, música, cuadrillas, ... No obstante, existe una parte del público que no sabe apreciar todo ello, es más, ni siquiera lo respetan, por lo que nos preguntamos qué hacen muchas de las personas pertenecientes al público que presencia las procesiones asistiendo a una manifestación religiosa como lo es la Semana Santa o al menos, por qué carecen de unas normas básicas de civismo y urbanidad.

Son preguntas que desgraciadamente tenemos que hacernos cada año, no ya solo aquí en Pilas sino en Sevilla y en casi todos los puntos de nuestra geografía pues, no hay más que ver las redes sociales o las noticias en periódicos e informativos de televisión donde este tipo de aspectos se convierten en titulares que vienen a hacer un flaco favor a nuestra Semana Santa con vídeos y fotografías que avergüenzan, por lo que se ha convertido en un mal generalizado. Para más inri raro es el espectador que no asiste a las procesiones con el móvil en la mano, lo que provoca que cualquier acontecimiento, ya sea bueno o malo, queden recogidos en imágenes y vídeos que se utilicen para bien o mal de la Semana Santa y surjan pues todo tipo de debates al respecto.

La mayoría de las veces hacemos culpables a los jóvenes de estos hechos sin tener en cuenta que muchos de los comportamientos desacertados e irresponsables que se perciben provienen de personas pertenecientes a cualquier grupo de edad, debiéndonos sentir responsables de lo que está ocurriendo por no haber sabido asimilar, por no saber transmitir y por permitir que todo ello siga yendo a más cada año.

Así, seguimos presenciando parloteos incesantes al paso de las imágenes o en puntos emblemáticos del recorrido, personas que no saben comportarse molestando al resto de espectadores y a los cortejos de las Cofradías. No se respeta el silencio que requiere muchos momentos cuando las imágenes recorren nuestras calles o cuando las visitamos en sus respectivos templos, se dificulta el caminar de músicos y nazarenos con el cruce entre las filas de un lado a otro sin guardar respeto, amén de la moda de cangrenjear ante los pasos sin ser participantes directos en la Cofradía.

Sin duda, la Semana Santa tendrá que adaptarse a la sociedad actual como así lo ha hecho siempre y los cofrades pertenecientes a esta sociedad son los que se preocupan más por lo estético que por lo espiritual y eso se observa en que estamos ganando en patrimonio y puesta en escena pero sin embargo y en contrapunto, estamos perdiendo en dar testimonio de nuestra fe sobre una preparación espiritual y cristiana.

*  Los participantes en los cortejos *

En cuanto a la participación de los hermanos en nuestras Cofradías nos encontramos con las dos caras de una misma moneda. Por un lado, las dos corporaciones más jóvenes, Borriquita y Cautivo, están sufriendo un estancamiento e incluso una tónica a la baja, mientras que en las dos Hermandades más señeras de nuestra Semana Santa se está dando lo contrario, la participación está aumentando paulatinamente, prueba de ello son las casi 500 papeletas de sitio alcanzadas en la Hermandad de Belén o las más de 350 en la de la Soledad.

Destacamos el acompañamiento de los penitentes tras los pasos del Cristo del Descendimiento y del Cristo de la Vera Cruz, en éste último aumenta su número con respecto al pasado año, mientras que tras el paso de Jesús Cautivo sólo pudimos ver a uno y ninguno tras el Cristo del Amor. Por otro lado, vuelve a sufrir un descenso el número de hebreos acompañando al Cristo del Amor, quedando atrás aquellos años donde más de un centenar de niños abrían paso al Señor por las calles de Pilas. También, ha dejado de ser numeroso en los últimos años el grupo de mujeres que visten de mantilla para acompañar a la Santísima Virgen de Belén durante la procesión del Jueves Santo, viéndose a muchas niñas de poca edad ataviadas con estas prendas propia de mujer y que tiene un significado propio, pasando pues a desvirtuarse por completo el uso de esta prenda, los niños pequeños mejor de monaguillos o hebreos así dejamos cada cosa a su tiempo.

Habrá pues que plantearse qué puede estar ocurriendo con la escasa participación en Borriquita y Cautivo y el por qué muchos hermanos de peso que siempre vistieron la túnica dejan de hacerlo, estando compuesto los cortejos en una gran mayoría por gente joven, algo bueno también por otro lado ya que el futuro está asegurado. Por cierto, no olvidemos que nuestra Semana Santa la hacemos nosotros y nadie de fuera vendrá a hacerla ni a participar en ella en gran medida y por tanto, de nosotros depende. Está muy bien que participemos en otras Cofradías fuera de nuestro pueblo, pero no demos de lado a las nuestras y recordemos que según las reglas que rigen nuestras Hermandades, estamos llamados a participar como hermanos tanto en cultos externos como internos. Si llegamos a hacerlas en otras hagámoslo también en las nuestras.

Para finalizar este punto, recordemos que anteriormente se hizo referencia a esa parte del público que presencia el discurrir de las Cofradías y el comportamiento no siempre adecuado que muestra. Pues bien, todo ello se hace patente también en muchas de las personas que participan en los cortejos como por ejemplo los nazarenos. Una estación de penitencia supone esfuerzo y sacrificio, algo que no vemos en algunos nazarenos que hablan entre ellos o con el público que se les acerca con gran frecuencia, los que comen durante el recorrido o se salen de las filas para acceder a casas particulares a cenar en mitad del recorrido, no hablamos sólo de los que llevan cirios sino también de diputados y presidencias, los que hacen fotos con el móvil y aplauden los pasos, por poner algunos ejemplos, ¿dónde queda el esfuerzo y la penitencia?. Capítulo a parte merecen aquellos que parece no leer las normas básicas del nazareno dadas a conocer por las Hermandades pero, por lo visto, no exigidas por las mismas ya que seguimos viendo a muchos lucir pulseras llamativas, uñas pintadas, zapatillas deportivas que molestan la vista y otros que, tras entrar en los templos y depositar su cirio o insignia, vuelve a salir a cara descubierta luciendo aún la túnica para presenciar la entrada de la Cofradía. Son sólo  algunos gestos y detalles donde el sentido común brilla por su ausencia y las normas de comportamiento sólo sirven para rellenar una hoja de boletín o una papeleta de sitio.

Un año más asistimos a una Semana Santa permisiva, donde todo vale y donde prima el tener un número importante de participantes a cualquier precio y a veces, más vale poco y bueno que no mucho y desacertado. Por cierto, tampoco se puede exigir la participación de los hermanos por parte de las Juntas de Gobierno cuando, muchos componentes de las mismas, visten de calle e incluso hay quien presencia el paso de su Hermandad como mero espectador...

*  Las Cuadrillas *

Mucho se ha hablado durante esta Semana Santa de las cuadrillas de costaleros, tanto por el buen hacer de las mismas como por la escasez de costaleros pileños a la hora de completar las trabajaderas de algunos de los pasos que procesionan por las calles de nuestro pueblo. Cierto que son muchos los costaleros provenientes de otros pueblos los que se sienten llamados a sacar a una u otra imagen titular de nuestras Cofradías pasando a formar parte de las cuadrillas pileñas, pero cuando se requiere de la presencia de éstos por falta de costaleros de nuestro pueblo la cosa cambia.

Es un aspecto preocupante en cierta medida y que habrá que analizar en el seno de las Juntas de Gobierno que sufren esta falta de participación en las cuadrillas de sus pasos. Esperemos que cierto sector de costaleros de nuestro pueblo entienda lo que supone el compromiso de formar parte de una cuadrilla y no ocurra casos como los de este año, recordemos que nadie es imprescindible.

De cada una de ellas hablaremos en los reportajes correspondientes que estamos preparando sobre los distintos días procesionales. Aún así, hay que felicitarlas por el buen hacer, aunque hay que seguir dando un toque de atención a costaleros que, durante su descanso, se dejan caer de los pasos, fuman delante de ellos, utilizan palabras malsonantes, entre otras cosas. Afortunadamente se habilitan lugares para que éstos tomen un refrigerio y hagan lo que deban de hacer sin necesidad de exponerse al público y evitar todo lo anterior.

* La música *

Muy satisfechos podemos sentirnos los amantes de la buena música cofrade con las interpretaciones de las bandas que han acompañado a nuestras imágenes por las calles de Pilas, no ya por la calidad que presenta la gran mayoría de éstas, sino por los exquisitos repertorios que hemos podido escuchar.

Tras unos años donde primaron marchas de cuestionada calidad, las Hermandades vuelven a apostar por un repertorio clásico y popular tanto tras los pasos de nuestros Cristos como tras los palios de las imágenes marianas, aunque siempre haya hueco para la excepción.

Las Agrupaciones Musicales volvieron a reinar por las calles de Pilas, siendo cuatro el número de éstas las que pudimos escuchar, tres las Bandas de Música que acompañaron a nuestras Vírgenes mientras que sólo una Banda de Cornetas y Tambores la que nos regaló sus sones. De todas ellas hablaremos en próximos reportajes.

Hasta aquí el análisis crítico que, como ya referí al principio, se basa en apreciaciones personales de un servidor, siempre desde el mayor de los respetos y con miras a conseguir entre todos una Semana Santa envidiable en todos los aspectos. 


Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes. 
Fotografía. Javier García.

0 comentarios :







Buscar este blog

Cargando...
 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade