miércoles, 16 de julio de 2014

Reportaje. Procesión de Nuestra Señora del Rocío por Pilas en Feria y Fiestas en su honor (III).

Continuamos con la tercera entrega de los reportajes fotográficos que venimos dedicando a la procesión de Nuestra Señora del Rocío con motivo de la Feria y Fiestas celebradas en su honor la última semana del pasado mes de junio.

Madre de Dios de Belén, radiante, espera en su altar la llegada
de la Santísima Virgen del Rocío.
La tarde empezaba a despedirse de la Virgen y el cielo se vestía de ese color violeta con el que muchos Jueves Santo recibe a nuestra Patrona cuando sale de su Ermita bajo palio. Es en este templo neurálgico de nuestro pueblo, la Ermita de Belén, donde retomamos nuestras fotografías de la procesión, pues es costumbre la visita de Nuestra Señora del Rocío a la Patrona de Pilas en su Ermita. Tal vez se modifique el recorrido a lo largo de los años, se acorte o se alargue, pero si una cosa tiene clara la Junta de Gobierno de la corporación rociera es la visita de la Santísima Virgen a su hermana, Madre de Dios de Belén Coronada. 


Nuestra Señora del Rocío camina por la nave central de la Ermita de la
Virgen de Belén hasta alcanzar el presbiterio.


Miembros de la Junta de Gobierno de la Hermandad de Belén recibían en el porche de la Ermita a Nuestra Señora que, entre el sonido de las campanas de las espadañas unidos al de los tamborileros, recorría la Plaza de Belén hasta alcanzar la puerta principal. 

El pueblo, expectante, contempla el encuentro de las
dos Vírgenes pileñas.


El gallardete de la Hermandad del Rocío y el estandarte de la Hermandad de Belén
juntos en el presbiterio de la Ermita mientras se reza la salve.

Blanco y azul, colores beleneros para agrupar las flores
que la Hermandad ofrenda a Nuestra Señora en su visita. 
Algunos miembros del Coro de la Hermandad del Rocío de Pilas
mientras interpretan rumbas a la Virgen.
La Hermandad de Belén tuvo el detalle de dejar engalanada la reja del porche de la Ermita con las banderas que lo exornaron para la procesión del Corpus Christi. Mientras tanto en el interior, muchos pileños y visitantes empezaron a tomar sitio para no perderse este anual encuentro entre las dos Vírgenes y como novedad, el Coro de la Hermandad del Rocío de Pilas, al que siempre hemos echado en falta en esta procesión, acompañó a su titular durante su emotiva visita en el interior de la Ermita al son de rumbas rocieras.


El coro y miembros de ambas Juntas de Gobierno caminan
ante el palio de la Virgen mientras abandona la Ermita.





Al fondo, Belén y en primer plano, Rocío.
Pieños nombres para la Madre de Dios.
Ofrenda floral de la Hermandad de nuestra Patrona a la Santísima Virgen del Rocío y rezo de la Salve con los vivas a ambas Vírgenes de un enfervorizado pileño, nuestro amigo José Mari, siempre presente en los acontecimientos importantes de su pueblo. 



Brazos en alto de los portadores del palio para la maniobra
de bajada de los escalones del porche de la Ermita de Belén.



La Virgen abandona la Plaza de Belén.
En el presbiterio, nuestro Cura Párroco D. Manuel Ávalos emocionado, recibiendo las muestras de cariño de los pileños tras el reciente anuncio de su marcha. Por su parte, D. Fredy Arias, Vicario Parroquial, acompañó durante la procesión a Nuestra Señora. 

El coro se colocó ante las andas de la Señora dedicándole su cante mientras el paso caminaba de espaldas hacia la puerta principal de la Ermita, evitando así que dos de las grandes devociones del pueblo de Pilas dejaran de mirarse. 

La familia Campos Anguas en la calle Antonio Becerril, abre las puertas
de su domicilio para recibir a la Señora que, en un leve pero emotivo giro,
recibe el sentido ramo de flores que cada año  le ofrendan.

La Virgen se aproxima a la entrada del Parque Municipal.
Ya en el porche, la Virgen volvió a mirar al pueblo y tras una parada, bajó los escalones para proseguir en su caminar hacia el Recinto Ferial tomando la calle Antonio Becerril, donde aún le esperaba emotiva ofrenda floral de devotos y grandes rocieros que por enfermedad, no la pueden acompañar y la esperan al pasar por sus puertas cada sábado de Feria. 

Muchos pileños ante el paso de la Virgen en su caminar por
el interior del Parque Municipal.

La Virgen cruza el arco que la conduce hasta la Feria.
Una vez alcanzado el Parque Municipal "José Suárez", el palio de la Señora, arropado por multitud de pileños, caminó entre frondosos árboles y caminos de albero hasta alcanzar el dificultoso arco vegetal que cruza, con percances en las andas de la Virgen, para acceder al Real de la Feria poblada de pileños que la aguardaban para presenciar y acompañarla por su emotivo transitar por el recinto. 


Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes.
Fotografías. Antonio Ángel Vázquez y Víctor M. Mudarra Fuentes.

0 comentarios :







 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade