jueves, 17 de julio de 2014

Reportaje. Procesión de Nuestra Señora del Rocío por Pilas en Feria y Fiestas en su honor (IV).

Llegamos al final de los reportajes que, a lo largo de estos días, hemos dedicado a la procesión de Nuestra Señora del Rocío por Pilas en Feria y Fiestas en su honor y que tuvo lugar el pasado 28 de junio.

La primera "caseta" en visitar es la Municipal, donde la Corporación
pileña ofrenda a la Virgen con un ramo de flores.

Lágrimas, rezos, salves y sevillanas despierta la Señora a su paso
por cada una de las casetas del Real.
En el reportaje anterior, dejábamos a la Señora a su entrada en el recinto ferial a eso de las 11 de la noche. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, es tradicional que la Virgen "pasee", cual mocita pileña, por el Real de la Feria que Pilas le dedica desde los años 40 del pasado siglo, visitando cada una de las casetas que conforman nuestra Feria y recibiendo así el cariño y la veneración de los componentes de las mismas que, situados ante cada una de ellas, reciben a la Santísima Virgen cada cual a su forma a través de Salves, palmas, sevillanas, ¡vivas!, flores, lágrimas, sonrisas, ... y que componen la esencia de esta peculiar procesión que no deja indiferente a nadie que la contempla. 

Algunos componentes de la caseta ganadora del Primer Premio
de este año a la espera de la llegada de la Santísima Virgen
para la ofrenda floral. 


Componentes del coro de la Hermandad del Rocío de Pilas ante
la caseta que regentan mientras interpretan sevillanas en honor
a Nuestra Señora del Rocío.
El paso de la Virgen se mece al son de las sevillanas que le dedica
su coro ante la atenta mirada de pileños que la acompañan.
Es significativo resaltar también como, muchas de las personas que regentan puestos y carros para el juego y la diversión de los feriantes a lo largo del real, paran sus quehaceres para ofrendar también a la Virgen con flores o rezos, prueba del respeto y el cariño de tantos años al recibir la visita de la Señora que, sin duda alguna, les alienta en su sacrificado trabajo. No siempre cuando uno trabaja en una Feria la Virgen viene a tu encuentro, sólo en pocos sitios y en Pilas, a María siempre la tenemos presente en nuestro día a día y como no, en nuestras fiestas más importantes donde Ella es la protagonista. 


Las palmas reciben a la Virgen en la gran totalidad de las casetas.

Cantes enfervorecidos ante el paso de la Virgen. 

Una montaña de flores a los pies de la Virgen, ofrenda de
cada una de las casetas de la Feria que se celebra en su honor.

Un representativo grupo de "los hombres de la Virgen", posan ante
el paso de la Señora antes de retomar la procesión de regreso a la Parroquia.
Una vez que la Virgen recorre todo el Real de la Feria comienza el "camino de vuelta". De forma más recogida, Nuestra Señora del Rocío transita por calles que le llevarán de nuevo hasta la Iglesia Parroquial en una procesión más íntima, pues muchos son los pileños que ya se quedan disfrutando de la Feria y por desgracia, pocos la que la acompañan hasta su recogida. 

La Virgen se aproxima a las puertas de Santa María la Mayor
para efectuar su entrada.

De cara al pueblo, Nuestra Señora se despide de su pueblo
hasta el próximo año. 
Los tamborileros acompañaron con sus sones hasta el último minuto
de la procesión de la Virgen del Rocío.

Los Dolores y el Rocío de una madre según Pilas.
A la 1 de la madrugada del ya domingo 29 de junio, hizo su entrada la Santísima Virgen en Santa María la Mayor a los sones de la marcha real interpretada por los sones de los tamboriles y las flautas del grupo de tamborileros que la acompañó durante toda la procesión. Con el rezo de la Salve de los presentes congregados ante el paso de la Señora ya en su capilla, finalizó esta procesión donde se volvió a plasmar la devoción ancestral de Pilas a la Santísima Virgen del Rocío. 






Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes. 
Fotografías. Antonio Ángel Vázquez y Víctor M. Mudarra.

0 comentarios :

 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade