jueves, 1 de mayo de 2014

Reportaje. ESPECIAL SEMANA SANTA 2014 : Completa y espléndida la Semana Santa de Pilas de 2014 (II).

Domingo de Ramos... Pilas presentaba el aspecto de los días grandes, gracias a las banderolas colocadas por el Ayuntamiento para engalanar nuestras calles, así como a las colgaduras que embellecen los balcones de casas y edificios públicos, situados en la Carrera Oficial y fuera de ella, algo que cada año va en aumento. 

 Entrada de la procesión de palmas en la Iglesia Parroquial.
Foto. Víctor M. Mudarra.
Los cofrades volvieron a renovar sus ilusiones en una espléndida mañana, más de ramas de olivo que de palmas, bendecidas en la Ermita de nuestra Patrona por nuestro Cura Párroco, D. Manuel Ávalos.

Los sones tradicionales de la Agrupación Coral Nuestra Señora del Rocío, dirigida por D. Antonio Romero, acompañaron en la procesión hacia la Parroquia donde daría comienzo la celebración de la Santa Misa, presidida por nuestro Párroco y concelebrada por nuestro Vicario Parroquial, D. Fredy Arias, con la participación de muchos pileños que abarrotaron el templo. 

En próximos reportajes nos centraremos más detalladamente en todo lo que supuso las distintas jornadas que componen nuestra Semana Santa. No obstante, en este resumen general del que les estamos ofreciendo su segunda parte, destacaremos aspectos más concretos de nuestra Semana Santa. 

*  El público * 

Impresionante panorámica del porche de la
Iglesia Parroquial abarrotado de público
que presencia la entrada de la Virgen
de la Soledad bien entrada la madrugada.
Foto. Juanma del Valle. 
El buen tiempo reinante y el grado de popularidad que viene alcanzando la Semana Santa de Pilas en los últimos lustros, gracias a factores como el patrimonio artístico, devocional, gastronómico, sentimental, costumbrista y sobre todo humano, fueron los desencadenantes de la gran afluencia de público que poblaron nuestras calles en cada uno de los días de nuestra Semana Santa, en especial el Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección. Se trata de un público compuesto en su mayoría por pileños y personas procedentes principalmente de distintos puntos de las provincias de Sevilla y Huelva.

Los templos se han llenado por las mañanas durante las visitas a las imágenes ya en sus pasos procesionales, costumbre del todo arraigada en nuestro pueblo y que viene a realzar  cada uno de los distintos días donde hay procesiones. Son muchas las personas que siguen colaborando con cada corporación adquiriendo distintos recuerdos de las Cofradías (rosarios, llaveros, fotografías, medallas,...), así como las tradicionales Calabacitas del Niño Dios la mañana del Jueves Santo, las Galletitas de la Borriquita el Domingo de Ramos,  los Nazarenos de azúcar el Martes Santo y las Garrapiñas y Hornazos el Domingo de Resurrección, aunque el Viernes Santo nos quedamos sin las Galletas del escudo y nazareno de la Cofradía.

Aspecto festivo que presentaba la Plaza de Belén
en el mediodía del Jueves Santo. Foto: Juan Valladares.
No obstante, un tema un tanto peliagudo es el referente a las formas y comportamientos de este público, no ya en la Semana Santa de Pilas sino en todas las manifestaciones religiosas públicas en general. Desgraciadamente, se está perdiendo la esencia y el respeto, algo más perceptible en la juventud.

La peligrosa tendencia a pasar entre las filas de nazarenos, el sonido de molestas algarabías al paso de las imágenes por calles y plazas o la falta de silencio que requieren algunos momentos claves, son algunos de los detalles negativos propiciados por las personas que van a ver las procesiones.

Por último, volvemos a fijar nuestras miradas en los comportamientos inapropiados en el interior de la Ermita de Belén la madrugada del Domingo de Resurrección, nada nuevo bajo el sol pero sin duda, es algo a tener en cuenta, analizar y sobre todo, tomar medidas.

*  Los nazarenos, monaguillos, acólitos, hebreos, mantillas ... *

Nutrido tramo de nazarenos del
Cristo de la Vera Cruz la noche
del Jueves Santo.
Foto. Antonio Ángel Vázquez. 
Los cortejos de nazarenos han experimentado este año un leve ascenso, siendo el más numeroso una vez más el de la Hermandad de Belén, que vuelve casi a rozar los 500 nazarenos en nómina.

Por otro lado, estamos asistiendo a una mayor concienciación de los jóvenes por su participación en la cofradía como acólito portando ciriales, algo relegado a los niños en otras décadas pasadas, siendo motivo de satisfacción el ver a adolescentes formando parte del cuerpo de acólitos de nuestras cofradías. Así, el paso que fue precedido por mayor número de acólitos portando ciriales fue el de la Virgen de la Soledad, que alcanzó los seis.

Vuelve a bajar el número de penitentes portando cruces tras los pasos de Cristo, desde ningún penitente tras el Cristo del Amor a uno tras el Cristo de la Vera Cruz, volviendo a ser los Cristos más acompañados por estos hermanos con cruz, Nuestro Padre Jesús Cautivo y el Santísimo Cristo del Descendimiento, que vuelve a destacar por este acompañamiento.

También ha sido palpable el descenso notable que han sufrido  los hebreos que acompañan al Cristo del Amor el Domingo de Ramos, así como el cuerpo de mantillas que, desde 1984, viene acompañando cada Jueves Santo a Madre de Dios de Belén por las calles de Pilas. Ocurre lo mismo con el cuerpo de monaguillos en cada uno de los pasos, siendo los más numerosos los que anteceden al paso de Nuestra Señora de Belén y al de Nuestra Señora de la Soledad. Por cierto, muchas madres que acompañan a estos niños deberían de plantearse el dejar de hacerlo, hacen que no se luzcan y en algunos casos, entorpecen la labor del nazareno que vela por sus cuidados y organización. 

En el punto referente al público, hablábamos de las malas formas y la carencia educativa en determinados casos. Desgraciadamente, vienen a ser palpables también en muchos nazarenos, ya que se han vuelto a ver a muchos de ellos calzando llamativas zapatillas de deporte o llevando pulseras en sus manos, algo antiestético y en contra de las normas establecidas por las Cofradías para participar en la Estación de Penitencia. No faltan los nazarenos que mantienen conversaciones con el público que los contemplan.

Otros casos puntuales y afortunadamente minoritarios, han dado de qué hablar esta Semana Santa, como el de nazarenas maquilladas, los que aprovechan para comer durante la procesión como el caso también de monaguillos o el de un maniguetero que fue fotografiado mientras fumaba durante una "arriá" de un paso, cuya instantánea circuló por las redes sociales y aplicaciones de móviles, levantando así la polémica.

Bajo nuestro punto de vista, la Semana Santa en los pueblos parece ser más permisiva que en la ciudad, parece que todo vale y se ha de aceptar. Algunas personas no toman conciencia de las normas y del sentido de la participación en la Estación de Penitencia y ocurren casos como los anteriormente expuestos. La pelota queda en el tejado de cada una de las Hermandades, que esperemos tomen medidas oportunas y no se dejen llevar por números y cifras, a veces es preferible poco y bueno que mucho y malo.  

*  Capataces y Costaleros *

Detalle del llamador del paso de la
Borriquita luciendo lazo negro por la
hija del capataz. Foto. Rosario Moreno.
Un año más, las cuadrillas de costaleros pileñas han demostrado su consolidación y maestría, portando con gran categoría cada uno de los pasos que presiden nuestras imágenes titulares. Cada vez son menos los temas de conversación donde se aluden a la escasez de costaleros y al poco compromiso de éstos. 

Siguen saliendo bajo las trabajaderas costaleros que no son pileños, no por falta de éstos, algo que sólo ha sufrido la cuadrilla del Cristo del Amor al ser la más joven y numerosa de cuantas existen en nuestro pueblo. Personas de localidades limítrofes, incluso de la capital, que por relaciones personales están ligadas a nuestro pueblo portan, cual si de pileños se tratasen, a nuestras imágenes con gran fervor y respeto.

El Cristo del Amor recupera un andar clásico con la vuelta al martillo (¿por un año?) de Paco Valladares e hijos, línea que siguen los pasos de nuestro Padre Jesús Cautivo, Nuestra Señora de los Dolores y el Cristo de la Vera Cruz. Al palio de la Virgen de Belén lo vimos con aires trianeros en algunos momentos, mientras que el de la Soledad se dejó llevar por ciertas marchas, saliendo así de su esquema. 

Seguimos elogiando a la cuadrilla del paso del Cristo del Descendimiento por su labor callada, carente de vítores y aplausos, por saber llevar y portar a Cristo muerto como se debe de hacer. Preciosas esas levantadas a pulso durante todo el recorrido y ese andar silente por las calles de Pilas que despierta el recogimiento de sobremanera.

Las entradas y salidas más impresionantes fueron las del Cristo de la Vera Cruz y Madre de Dios de Belén por la dificultad que conlleva el salir de rodillas, palpándose una notable mejoría con respecto a las del pasado año. En contrapunto, la accidentada entrada del palio de la Soledad que supuso un susto para muchos de los allí presentes. 

No faltaron los recuerdos a los seres queridos que ya no se encuentran entre nosotros, así como las "levantás" en memoria de las dos pileñas fallecidas en trágicas circunstancias días antes de la celebración de la Semana Santa. Gestos que humanizan la fiesta y que sin duda, llegan al corazón de todos. 

Continuará ...

Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes. 
Fotografías: Mari Paz Sánchez, Víctor M. Mudarra, Juanma del Valle, Juan Valladares, Antonio Ángel Vázquez y Rosario Moreno. 

0 comentarios :

 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade