sábado, 13 de abril de 2013

Reportaje. ESPECIAL SEMANA SANTA 2013:Jueves Santo (II).

Continuamos con las galerías especiales de nuestra Semana Santa, en esta ocasión con el segundo de los reportajes dedicados al pasado Jueves Santo. 

Las ocho de la tarde, las puertas de la Ermita de Belén se abrieron a la hora oficial, una ovación del público que esperaba expectante la salida de la Cofradía recibió a la Cruz de Guía después de tres años, pues recordemos que en los últimos dos años la Hermandad se vio obligada a suspender la Estación de Penitencia debido a las inclemencias del tiempo.



El sonido emitido por la esquila que suele portar en su mano el muñidor, anunció la presencia de la Cofradía a su paso por las calles de Pilas. Los nazarenos de los tramos que anteceden al paso del Santísimo Cristo de la Vera Cruz avanzaron a un ritmo considerable,      por lo que pasados diez minutos de las ocho, el paso del Santísimo Cristo de la Vera Cruz se disponía a realizar su salida de la Ermita.


Una cuadrilla de treinta y cuatro hombres comandados por D. Pedro Vaquerizo y D. Enrique Bernal Quintero, auxiliados por el capataz general de la Cofradía y a su vez Hermano Mayor de la misma D. Antonio Ramón Gil Fernández, hicieron las delicias en el caminar del paso del Santísimo Cristo durante todo el recorrido.



El paso estrenó cuatro guardabrisas en orfebrería para los laterales de la mesa del paso, realizados por el orfebre D. Gustavo Larios Jacinto. Recordemos que los estrenos previstos para el paso de Cristo en los dos años anteriores, éstos eran las cartelas de la canastilla realizadas por D. Manuel Ramos Corona y cuatro guardabrisas para la mesa  del paso realizados en el taller de D. Emilio Méndez, pudimos contemplarlos en la procesión extraordinaria del pasado mes de octubre con motivo del regreso a su Ermita tras su restauración.




El paso fue exornado por vez primera en muchos años por un monte de iris morados, observando este año como así ocurriese en la mencionada salida del pasado octubre, la eliminación de las cuatro jarras en madera que figuraban en las esquinas de la mesa del paso.




La imagen aparecía espléndida tras la restauración acometida el pasado año por el profesor D. Juan Manuel Miñarro López.


Nos llamó la atención la disminución del número de penitentes tras el paso de Cristo, no obstante la Hermandad experimentó una subida considerable en el número de nazarenos, que ascendió a una cifra superior a los 450. También destacamos la presencia del acompañamiento de hombres y mujeres de promesa tras el paso con o sin cirios votivos, así como la de nuestro cura párroco de preste, acompañado por el Vicario Parroquial.

 


A las nueve menos diez de la noche, la luz de la candelería del paso de palio de la Señora reflejada en las puertas de su Ermita,  anunciaba la inminente presencia de la Patrona de Pilas entre sus hijos. Hacía tres años que los pileños no disfrutaban de la estampa con la que nos deleita Madre de Dios de Belén el Jueves Santo por sus calles y es que muy distinto resultó todo con respecto a 2010. 

El cambio de hora aún no se había producido, lo que nos privó de las luces malvas que irradia el cielo la tarde del Jueves Santo cuando la Santísima Virgen de Belén sale de su Ermita. El palio también era diferente; por primera vez la imagen procesionó bajo su nuevo palio que está siendo bordado en oro sobre terciopelo azul por el                                                         artista pileño  D. Antonio Quintero Rodríguez; recordemos que el pasado año se realizó el bordado interior y exterior de la bambalina frontal y este año se estrenaba el bordado interior de las bambalinas laterales, así como la pintura del techo de palio. 



Por su parte, también se contó con el estreno de los doce varales en metal plateado y cincelado, realizados en el taller de orfebrería de D. Emilio Méndez en Pilas y donados por hermanos y devotos de la Virgen. Como curiosidad señalar que los cuatro varales maestros se rematan por unos ángeles querubines portando símbolos alusivos a la Virgen como lo son el cetro, la corona, la estrella de Belén y un ramillete de azucenas.  




Como es tradicional, un grupo de mujeres vistiendo la tradicional mantilla española antecedían junto a la presidencia y el cuerpo de acólitos el paso de la Santísima Virgen de Belén, que este año volvía a recuperar como tocado la tradicional mantilla, luciendo su atuendo típico de esta jornada en los últimos años como lo son la toca de sobremanto con diseño de Grande de León y bordada por sus camaristas en oro fino sobre malla estrenada en 2003, saya en tisú blanco bordada en oro del mencionado autor en 2001, manto en terciopelo azul liso con las vistas bordada en oro por la escuela taller de Pilas y estrenado en 2005, fajín de capitán general prendido en la cintura y corona en plata de ley sobredorada del orfebre D. Jesús Domínguez en 1956. 
 


Las jarras del paso iban exornadas en la delantera por rosas blancas, frecsias y alelíes, mientras que las laterales por rosas blancas, así como unas leves esquinas compuestas por 

Por vez primera en la candelería se pudo apreciar dos cirios fundidos la semana de pasión con la leyenda "lágrimas de vida", haciendo alusión a los donantes de sangre que durante el año participan en las campañas organizadas por la Asociación en la Casa de Hermandad.



Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes. 
Fotografías. Rosario Moreno Quintero.                          
                                                            

0 comentarios :

 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade