jueves, 30 de abril de 2015

Reportaje. ESPECIAL SEMANA SANTA 2015: Viernes Santo (I).

  VIERNES SANTO - 3 de abril: 

* La mañana *

Si el Jueves Santo es uno de esos días que relucen más que el sol, durante la jornada del Viernes Santo el astro rey suele brillar normalmente por su ausencia. Y es que son pocos los Viernes Santo donde ninguna nube aparece en el cielo, sea o no amenazante. En el caso de esta jornada durante la pasada Semana Santa, afortunadamente estuvo presente el sol pero de una manera tímida, apocando el calor de los días anteriores.

En el entorno de la Parroquia de Pilas un constante ir y venir de personas que no quisieron perderse la visita a los titulares de la Hermandad de la Soledad dispuestos sobre sus pasos procesionales. Al igual que ocurriese en la mañana del Jueves Santo, el ambiente festivo se notó gracias a la gran afluencia de pileños y foráneos que se dieron cita en el templo mayor de Pilas.

En el interior tuvieron lugar las visitas oficiales de Hermandades e instituciones del pueblo, incluso hubo que hacer un alto debido a la celebración de un funeral al mediodía. No obstante, se adquirieron los tradicionales recuerdos de los titulares y se pusieron a la venta como en años anteriores garrapiñas para el Domingo de Resurrección aunque no los hornazos como en otras ediciones. Fue novedad unos nazarenos de caramelo para los más pequeños.

En un primer momento, el paso del Cristo del Descendimiento apareció en la capilla de la Virgen de la Soledad para colocarse luego en la nave central de la Parroquia una vez finalizó el funeral. Este hecho, que tan buena acogida tuvo el año pasado, posibilita el contemplar el paso en todo su esplendor y desde todas las perspectivas.

Por su parte, el paso de palio de la Santísima Virgen de la Soledad apareció expuesto en su lugar habitual, el bajo coro de la Parroquia. Junto al paso, la imagen del Dulce Nombre de Jesús, nuestro Niño Dios luciendo la túnica de la Hermandad a la vera de su Madre.

Hasta las dos de la tarde permaneció abierta la Iglesia Parroquial en esta esplendorosa mañana, preámbulo de lo que quedaba por vivir durante la tarde-noche del Viernes Santo.





* Santísimo Cristo del Descendimiento *

La imagen del Santísimo Cristo del Descendimiento, talla anónima del siglo XVII y restaurada en 2013 por Pedro Manzano, fue presentada a los fieles en la disposición tradicional, yacente en su maravillosa urna que tallase en los años cuarenta del pasado siglo Bravo Nogales. El Señor no luce durante su procesión potencias como así lo hace durante el año en su altar y al tratarse de una imagen de talla completa no presentó ninguna novedad. 




* María Santísima en su Soledad *

La imagen de Nuestra Señora de la Soledad, de belleza sin igual, de autor y fecha desconocidos, suele guardar un sello personal, por lo que son pocos los cambios que presenta en su atavío cada Semana Santa. Su fiel vestidor, D. Diego Colchero, la vistió según los cánones que ha marcado en las últimas décadas luciendo como tocado una mantilla que se viene usando para la procesión desde 2005.

Por otro lado, la imagen vistió su tradicional ajuar de salida compuesto por manto negro en terciopelo de Lyon bordado en oro por las monjas Trinitarias de Sevilla y pasado en 2005 por el taller de Fernández y Enríquez donde se le añadió el bordado de la greca inferior. La saya de la Virgen fue realizada también en el mismo convento sevillano en la primera mitad del siglo XX, bordada en oro sobre terciopelo negro. No lleva la Virgen toca de sobremanto ni cinturilla bordada, sí un cíngulo en hilo de oro prendido a su cintura.

En 2005 estrenó la actual corona de salida realizada en plata de ley por el taller de orfebrería Emilio Méndez gracias a la donación de unos hermanos. A finales de los ochenta estrenó el puñal de pedrería realizado por un joyero situado en la Alfalfa y sus peculiares mariquillas blancas, junto al anagrama de María donado por sus priostes y otras joyas tradicionales del ajuar de la Santísima Virgen.

Como indicaremos a continuación, estrenó pañuelo que portó en su mano derecha y en la izquierda, lució antiguos rosarios donados de gran antigüedad.


* Los estrenos *

El único estrenó con el que contó la Cofradía el pasado Viernes Santo lo pudimos contemplar en el paso de palio, concretamente lo portó en la mano derecha la imagen de la Santísima Virgen de la Soledad. Se trata de un pañuelo donado a la Señora por una devota durante el pasado Besamanos y realizado a través de puntas de mantilla. 

Debido al mal estado en el que se encuentra el antiquísimo pañuelo que durante tantos años ha lucido la Virgen y que perteneció a la "mama Antonia", la priostía barajó el colocarle a la imagen uno del siglo XIX realizado en seda  con encajes de Bruselas y que donó durante la Función Principal un grupo de hermanos o el que finalmente lució la Virgen. 

Al igual que ocurriese con las imágenes de Nuestra Señora de los Dolores, Madre de Dios de Belén o Nuestra Señora del Rocío, D. Manuel Ávalos donó también a María Santísima en su Soledad un rosario en recuerdo de su estancia en Pilas como párroco y por ser pregonero de la Semana Santa de 2015. En el caso de la imagen de la Soledad y según nos contó su prioste, la imagen llevó el rosario pero no colocado en sus manos sino en la cintura. 

* Las flores *

El exorno floral de los pasos de la Hermandad de la Soledad volvió a destacar un año más por el buen gusto tanto en la elección de las diversas flores utilizadas para la composición del mismo como en la colocación de las flores.

En el caso del paso del Santísimo Cristo del Descendimiento se volvió a apostar por las rosas francesas y las astromelias en color rojo, pues el año pasado éstas últimas fueron moradas. Flores que pudimos contemplar en las seis jarras dispuestas alrededor de la urna del Señor.

En cuanto al blanco exorno floral del paso de palio de la Santísima Virgen de la Soledad, reseñamos que estuvo compuesto por fresias y orquídeas en las jarritas delanteras mientras que en las jarras laterales por jacintos, calas, orquídeas y rosas de pitiminí. 

Por su parte, en las esquinas del paso, menos exuberantes que en años anteriores y más acorde al estilo del mismo, pudimos contemplar calas, orquídeas, fresias y rosas de pitiminí, mientras que en los huecos entrevarales y entrejarras pudimos contemplar principalmente orquídeas. 

Por segundo año, ha sido el equipo de trabajo de la floristería Añil de Triana el encargado de colocar con exquisitez y primor las flores de los pasos de esta Cofradía, como así lo hacen en el exorno del Besamano y Besapiés de los titulares. Valga nuestra felicitación por este esmerado trabajo. 


* La música *

Una capilla musical compuesta por músicos pileños acompañaron magistralmente al Santísimo Cristo del Descendimiento, sello que nunca se debiese perder gracias al clasicismo y sobriedad que reviste al paso del Señor por las calles de Pilas.

Fue novedad en esta jornada el estreno tras el paso de palio de la Sociedad Filarmónica de Jaén, banda de notoria calidad que acompañó a Nuestra Señora con la interpretación de marchas clásicas en un repertorio que gustó muy mucho y que tan acorde supo a este paso.

Como muchos sabrán, cuando el paso de palio llega a la siempre calle Sevilla, hoy día Luis de Medina y hasta llegar a la Parroquia, la procesión se reviste de aires más festivos y populares aprovechando la entrada del Señor en la Parroquia. Eso hace que cambie por completo el repertorio de marchas interpretándose en ese último tramo del recorrido marchas más "alegres" pero por desgracia de escaso valor artístico bajo nuestro punto de vista, donde no se tienen en cuenta otras clásicas acordes a lo que se pretende. 

* Las cuadrillas *

Un año más volvemos a felicitar a la cuadrilla del Santísimo Cristo del Descendimiento, tal vez la que menos elogios recibe por eso de ser la que no recibe el aplauso del público aunque no por ello el reconocimiento del pueblo y es que, es una de esas cuadrillas menos atractivas para los costaleros aunque por suerte, los hombres que van debajo van de corazón y  por devoción. 

Este año pudimos contemplar las levantadas a pulso aliviado, algo que anteriormente se hacía siempre a pulso y que personalmente nos gustaba más. No obstante, el andar perfecto de la cuadrilla despertó el respeto en el público al contemplar el paso del Señor por las calles de Pilas en ese rachear tan característico sin ningún tipo de florituras, lo que lo hace también único en nuestra Semana Santa. 

La cuadrilla del palio de la Virgen de la Soledad sigue presumiendo de buena cantera y es que este año se paseó a la Señora con gran maestría y señorío. Un palio con andar elegante, movimientos menos bruscos que otros años y que, junto al gran trabajo musical y la selección de marcha, supo el disfrute para el gran público que acompañó en todo momento a la Soledad por las calles de Pilas. 

Felicitamos a estas dos cuadrillas por el trabajo realizado y a sus capataces, como así lo hicimos a las otras cuadrillas de nuestro pueblo. El trabajo tanto de costaleros y capataces, así como la participación de nazarenos y demás personas que forman parte del cortejo de una Cofradía, siempre es de agradecer, son parte importantes de las mismas capitaneados por las juntas de gobierno y la labor que desempeñan durante todo el año. Así sí es posible nuestra Semana Santa. 

Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes.
Fotografías. Víctor M. Mudarra, Eustaquio Cruz, Javier García y Miguel Campos.

0 comentarios :







 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade