viernes, 8 de julio de 2016

Reportaje. Procesión de Nuestra Señora del Rocío con motivo de la Feria en su honor.

El pasado sábado 25 de junio tuvo lugar la procesión anual de la imagen de Nuestra Señora del Rocío por Pilas con motivo de la celebración de la Feria y Fiestas en su honor.

Como hemos venido anunciando durante todo este tiempo, en junio de 2016 se ha cumplido el 75 aniversario de la venida y bendición de la imagen de la Santísima Virgen, por lo que la Hermandad del Rocío ha organizado una serie de actos extraordinarios. Finalmente, tras el rechazo de la celebración de una Misa Pontifical y de una procesión extraordinaria en el mes de septiembre, la procesión de este año se ha visto envuelta de matices extraordinarios para festejar de alguna manera el citado aniversario. 

Previsto el inicio de la procesión para las 21.30 h., el cortejo comenzó a salir por la puerta de San Rafael de la Parroquia de Santa María la Mayor pasadas las 21.45 h. de la casi noche del sábado 25 de junio tras la celebración de la eucaristía. Un cortejo que fue encabezado por la Cruz de Guía de la Hermandad, de estilo barroco y que, a diferencia de la pasada Romería, no lució la faldilla de tisú verde que estrenó durante Pentecostés. Esta Cruz de Guía, precedida por un grupo de tamborileros, no fue acompañada de las habituales banderas blancas y verdes representativas de esta Hermandad y tampoco por ciriales.




La preciosa Cruz de Guía del siglo XVIII, fue seguida por los jóvenes provenientes de los distintos grupos jóvenes de nuestra localidad, así como los de las Hermandades invitadas, seguidos del Simpecado de los Hermanos Mayores, que fue trasladado antes del inicio de la Santa Misa desde el domicilio de la familia Valladares Bernal, Hermanos Mayores de la Romería 2017, hasta la Parroquia.





Este Simpecado fue confeccionado en 1992 sobre terciopelo verde
con bordados en oro y piezas de orfebrería, siendo la imagen de la Virgen una antigua
pintura de anteriores Simpecados de la Hermandad.
Tras el Simpecado de los Hermanos Mayores estuvo la representación de las Hermandades del Rocío ahijadas de la Hermandad de Pilas. Estas son Paterna, Chucena y Marchena, cuyos estandartes o gallardetes formaron parte del cortejo acompañados de las respectivas varas. 



El Simpecado conocido como "el de plata"fue confeccionado
en 1944 en el taller de orfebrería de Esquembre en Sevilla y porta en su interior
una antigua pintura de la Virgen, proveniente de anteriores Simpecados de la Hermandad.

Tras el Simpecado de plata de la Hermandad, se situaron las representaciones de las Asociaciones Parroquiales y Hermandades de Pilas, así como el gallardete de la Hermandad del Rocío portado por los Hermanos Mayores de la Romería de 2017. Todo ello precedió al actual Simpecado que la corporación usa durante la Romería del Rocío y que, al igual que los ya citados, no fue iluminado por faroles de acompañamiento.

Hermanos Mayores de la Romería de 2017 de la Hermandad de Pilas.
El actual Simpecado de la Hermandad del Rocío de Pilas es obra del taller sevillano
de Esperanza Elena Caro en 1977. Se trata de una pieza bordada en oro con diseño barroco, originariamente
sobre terciopelo verde y en la actualidad, tras el proceso de restauración acometido en 2011, sobre tisú verde y oro.
La pintura que representa a la Virgen es una copia realizada por el artista local Javier Anguas en 2003 de la
originaria del siglo XVII de la Hermandad.

Tras el Simpecado, pudimos ver a los Hermanos Mayores y presidentes de las Hermandades y Asociaciones invitadas, así como los antiguos Presidentes de la Hermandad del Rocío de Pilas o familiares de éstos que lo fueron desde 1941 a la actualidad. Ante el paso de la Virgen la presidencia estuvo compuesta por miembros de la actual Junta de Gobierno, así como por el señor Alcalde y miembros de la corporación municipal. 

Pasados unos minutos de las 10 de la casi noche del sábado 25 de junio, la imagen de Nuestra Señora del Rocío salió de la Iglesia Parroquial ante el aplauso del público asistente, siendo portada por numerosos devotos que la pasearon sobre sus andas.
La imagen de Nuestra Señora iba sobre su tradicional paso de salida pero este año sin lucir el palio, decisión tomada por la Junta de Gobierno para darle un matiz distinto a la procesión especial de este año. Recordemos que el conjunto del paso de palio es una obra estrenada en 1990 y realizada por el orfebre sevillano Manuel de los Ríos, siendo la peana una pieza de orfebrería estrenada en 1991 y costeada por todas las casetas que componían la Feria en aquel momento. 
La Santísima Virgen del Rocío contó en este año tan especial con dos novedades o estrenos entre su atuendo procesional. Por un lado, el manto de salida, obra confeccionada gracias a un brocado celeste y oro y que ha sido donada por la familia Vázquez Jiménez, Hermanos Mayores de la Romería 2016. 


Por otro lado, hablamos quizás del estreno más significativo, el nuevo rostrillo confeccionado y donado por el artista local Javier Anguas gracias también a la donación de las joyas que lo exornan por parte de los dueños de la joyería Molina Cuevas de Madrid, hermanos de la Hermandad. Como ya les indicamos en su momento, éstas pertenecieron al patrimonio de las artistas Sara Montiel y Maruja Díaz.
La imagen vistió la saya estrenada en 2013 confeccionada sobre raso celeste con bordados en oro provenientes de un capote de torero. Esta pieza fue realizada por el mencionado artista Javier Anguas y donada por  la familia Romero López. Por su parte, la imagen del Niño lució traje a juego con el de su Madre. Completó el exorno de las imágenes las coronas y en el caso de la Virgen, la ráfaga, la media luna y el cetro, así como un juego de preciosas flores blancas.




A la salida y durante el recorrido pudimos contemplar un mayor número de público que en los últimos años, tal vez porque la fecha era especial. A pesar de ello, no se trató de una procesión multitudinaria como la imagen de la Virgen lo merecía. Se echó en falta calles exornadas, balcones engalanados para recibir a la Virgen y sobre todo, un mayor recibimiento por parte de los vecinos y el pueblo en general. Bajo nuestro punto de vista sigue tratándose de una procesión en la que habría que estudiar muchos aspectos por el bien de la misma.





Las luces del día dieron paso a la noche al comienzo de la procesión.




El paso de la Virgen fue vuelto a todas las personas mayores que, incapacitadas, salieron
a la calle a contemplar el trascurrir de la Señora.

La imagen de Nuestra Señora del Rocío y al fondo, la del Corazón de Jesús,
ambas obras del escultor Antonio Castillo Lastrucci.

Por quinto año consecutivo, la procesión transcurrió por el lateral de la Plaza Mayor para tomar por la calle Pineda hasta llegar a la Ermita de Belén, obviando así el tradicional recorrido de años anteriores por las calles Luis de Medina (Sevilla), San Pío X, Miguel Hernández, San Ignacio, Del Pilar y Plaza de Belén, viéndose recortada considerablemente.







En torno a las diez y media de la noche, la procesión alcanzó la Plaza de Belén. La Ermita de la Patrona de Pilas abrió sus puertas para acoger en su interior a todos los integrantes del cortejo, así como a cuantos pileños y visitantes no quisieron perderse el momento emotivo que en ella tuvo lugar. 

Las campanas de Belén, como nos gusta llamarlas en Pilas, anunciaban la llegada inmediata del paso de la Santísima Virgen del Rocío que, un año más, visitó a la Santísima Virgen de Belén en el interior de su Ermita. El numeroso público congregado en el interior hizo un pasillo para que pudieran acceder los distintos Simpecados, que se colocaron en el presbiterio y como no, el paso de la Señora, que llegó hasta el mismo. 





Los sones de las sevillanas del Coro de la Hermandad del Rocío de Pilas, al que se echó en falta durante el recorrido para amenizar la procesión ante la ausencia de cualquier otro tipo de acompañamiento musical, recibieron a la imagen de Nuestra Señora del Rocío junto al aplauso del público allí presente. Una sevillana de estreno que aludía los 75 años de la imagen. 
















Ofrenda floral de la Hermandad de Belén a Nuestra Señora del Rocío.

Coro de la Hermandad del Rocío de Pilas interpretando sevillanas
en honor de la Virgen del Rocío.



La Junta de Gobierno de la Hermandad de Belén, dando cuenta de la categoría que posee la corporación, recibió de manera corporativa a la Santísima Virgen. El Hermano Mayor, José Antonio Herrera, dirigió unas palabras de bienvenida e hizo entrega al Presidente de la Hermandad del Rocío, Manuel Anguas, de una réplica en oro de la medalla de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de Belén con motivo del veinte aniversario de dicha efeméride y como no, en honor de Nuestra Señora del Rocío en el setenta y cinco aniversario de su hechura. 


Tras ser bendecida por el sacerdote que acompañó a la Virgen en todo el recorrido, persona muy vinculada a la Hermandad de Pilas, una de las camaristas de la Santísima Virgen, Manoli Moreno, subió al paso de la Señora para colocarle en su traje la ofrenda realizada por la Hermandad de Belén. No faltaron los ¡vivas! que Manoli dedicó a ambas Vírgenes sin poder contener la emoción ante el aplauso del público allí presente.

Manoli Moreno duarnte los ¡vivas! que dedicó a ambas Vírgenes en el momento de colocar
la medalla a la del Rocío.
La Virgen lució durante el resto de la procesión la medalla de oro
donada por la Hermandad de Belén.
Inédita estampa de los Simpecados de la Hermandad del Rocío ante el altar de la
Madre de Dios de Belén, Patrona de Pilas.
Una Ermita de Belén abarrotada de público para contemplar uno de los
momentos más importantes de la procesión.




Tras el rezo de la Salve y las sevillanas del coro de la Hermandad, el cortejo se volvió a recomponer y se reinició la procesión desde la Ermita de Belén hasta el Parque Municipal para alcanzar así el recinto ferial.


Belén y Rocío, dos ancestrales devociones mariana del pueblo de Pilas
frente a frente. Estampa que se revive cada mes de junio.









El paso de la Virgen abandonó la Ermita de Belén para retomar el recorrido que la
llevó hasta el Parque Municipal.


Cada año, doña Joaquina Anguas, hija de quien fuese tesorero de la Hermandad
del Rocío de Pilas en el tiempo que se encargó la imagen de la Virgen,
recibe a la Señora a las puertas de su casa en la calle Antonio Becerril
para hacerle entrega de un ramo de flores.


El cortejo compuesto por las representaciones de Hermandades, Asociaciones, Grupos Jóvenes, Presidentes, invitados y los Simpecados de la Hermandad, esperó a las puertas del Parque Municipal la llegada del paso de la Santísima Virgen. En un breve y sencillo acto, el Presidente de la Hermandad acompañado por el señor Alcalde de Pilas, José Leocadio Ortega, descubrieron un azulejo cerámico que conmemora las bodas de platino de la Santísima Virgen y de la Feria de Pilas tal cual la conocemos hoy día. 
Por cierto, esperemos que en fechas próximas otro azulejo o monumento conmemore que en dicho enclave fue Coronada Canónicamente la Patrona de Pilas. 




Detalle del azulejo anteriormente mencionado.
El discurrir de la procesión por el interior del Parque Municipal sigue siendo toda una delicia. Poder contemplar a la imagen de la Virgen ente tanta vegetación acompañada de muchos devotos suponen uno de los momentos más bellos del recorrido.










Minutos antes de las once de la noche,  el cortejo alcanzó el recinto ferial y este año, como novedad, no discurrió por las distintas calles del real. Frente a la Caseta Municipal se dispuso un recinto iluminado y exornado donde se situaron los tres Simpecados, los estandartes, gallardetes y varas de las Hermandades y Asociaciones invitadas y como no, el paso de la Santísima Virgen que ocupó el lugar central.




Una gran multitud de personas esperaron la llegada de la Virgen al recinto ferial.
Espacios ocupados presididos por los Simpecados de la Hermandad de Pilas.





Tras un fuerte aplauso del público, la imagen de la Virgen fue entronizada en el centro del espacio habilitado donde tuvo lugar la ofrenda floral por parte de las casetas. Como ya se anunció, este año la imagen no visitó una por una las distintas casetas que componen nuestra Feria, sino que fueron los integrantes de las mismas quienes se acercaron a la imagen para ofrendarle sendos ramos de flores.


Durante el acto, volvimos a disfrutar de las sevillanas del Coro de la Hermandad del Rocío de Pilas que amenizó algunos de los momentos de esta ofrenda floral que se prolongó hasta cerca de las doce la madrugada. 
















Una vez finalizada la ofrenda floral y ya sin la presencia de las representaciones invitadas a formar parte del cortejo, las andas de la Santísima Virgen del Rocío recorrieron las calles del Real de la Feria sin detenerse en las casetas como en años anteriores, para devolver la visita de los pileños allí presentes.





Tras su paso por la Feria, la imagen de la Santísima Virgen inició su regreso hasta la Iglesia Parroquial acompañada únicamente pos los tamborileros y los tres Simpecados de la Hermandad, así como por un grupo de devotos menos numeroso que en el resto de la procesión. 
No obstante, en la calle Virgen de Guadalupe se vivieron otros de los momentos más emotivos de la procesión cuando, en el domicilio de los Hermanos Mayores de la Romería de 2017, el Simpecado que allí recibirá culto hasta el próximo mes de junio volvió a ser entronizado en la capilla efímera, instalada en una de las estancias de esta casa, ante la presencia de la Virgen, siendo por tanto un momento histórico.

La procesión finalizó en torno a la una de la madrugada. La imagen fue entronizada en su capilla dentro del templo parroquial de Santa María la Mayor tras el rezo de la Salve y los ¡vivas! de los allí presentes. 


Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes.
Fotografías. Javier García y Víctor M. Mudarra.

0 comentarios :







 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade