sábado, 15 de junio de 2013

Reportaje. ESPECIAL CORPUS 2013: Los Altares (VIII) - El Altar de Pilas Cofrade.

Llegamos al final de estas galerías especiales dedicadas a los altares que se instalaron en nuestro pueblo con motivo de la festividad del Corpus Christi, no obstante, aún nos quedan por ofrecerles el extenso reportaje que estamos preparando sobre lo que fue en sí la procesión del Santísimo por las calles de Pilas. 

A continuación, les facilitamos todos los datos del último de los altares: 

ALTAR XVI 


Motivo: San José.

Situación: Zaguán de la antigua cada de la familia De la Rosa.

Instalación:  Pilas Cofrade.

* Descripción: Nos llena de orgullo y nos emociona al mismo tiempo el poder compartir con todos ustedes imágenes del que ha sido el primer altar instalado por nuestro blog Pilas Cofrade con motivo de la festividad del Corpus Christi. En nuestro afán siempre por aportar nuestro granito de arena en pro de las tradiciones de nuestro pueblo, hemos aprovechado el Año de la Fe y lo que parece un despertar del Corpus pileño, para sumarnos a la iniciativa de otros vecinos e instituciones de acercar algunas imágenes queridas y otras devociones particulares  todos los ciudadanos de nuestro pueblo y a la vez, recibir como se merece a su Divina Majestad. 

La imagen del Bendito Patriarca Señor San José fue la escogida para este primer altar, tratándose de una interesante talla hasta el momento anónima, aunque muchos entendidos y expertos la fechan en torno al siglo XVIII como obra posible de Benito Hita del Castillo, ya que guarda ciertas similitudes con otras imágenes de dicho autor. Puesto que no son datos contrastados ni corroborados, quedémonos con resaltar que se trata de una portentosa y bella imagen y que se sitúa en un altar propio en una de las naves laterales de nuestra Iglesia Parroquial. 

Para muchos, esta imagen ha sido un descubrimiento,  ya que puede llegar a pasar desapercibida en su altar de nuestra Parroquia y que gracias a nuestro altar eucarístico, ha sido valorada aún más si cabe por aquellos que ya la admirábamos y por otros que no la recordaban fuera de su contexto habitual. 

Como curiosidad, resaltaremos que San José formó parte del cortejo del Corpus en décadas pasadas, cuando procesionaba sobre paso propio junto a otras imágenes de la Parroquia delante del paso de la Custodia, algo que se perdió en su momento y que de alguna manera se empieza a recuperar como ya veremos en los reportajes dedicados a la procesión. 

El lugar escogido para la instalación de este altar ha sido el zaguán de la antigua casa de la familia de D. Juan de la Rosa,  hoy día en lamentables condiciones debido a su abandono, situada a escasos metros de nuestra Iglesia Parroquial y que ya el pasado año sirvió para dar cobijo a la imagen del Niño Dios de las Carreritas en el altar instalado por la Hermandad de la Soledad.   

Tuvimos en cuenta que se trataba de un tramo del recorrido donde no había costumbre de instalar ningún altar, salvo el pasado año con el caso anteriormente citado, por lo que hicimos las gestiones oportunas para la cesión de dicho inmueble y gracias a San José bendito pudo ser. 

El altar presentaba dos cuerpos, situándose la imagen de San José en el segundo de ellos y sobre una peana forrada en terciopelo rojo, cedida para la ocasión por la Hermandad de la Soledad y rematada por un encaje francés. A ambos lados de la imagen se situaron dos candeleros. 


Sobre la mesa de altar, dos bandejas de plata contenían el pan y espigas por un lado y una copa de vino junto a racimos de uva por otro, seis candeleros completaban la iluminación del altar, mientras que dos antiguas jarras plateadas aparecían exornadas con margaritas de colores y claveles rojos, alternados con espigas, panes  y frutas. Una pequeña imagen, advocada de los Remedios y cedida para la ocasión por un vecino próximo, completó el altar. 


Llamó la atención los paños y manteles del altar, de antiguas facturas y pintados a mano, donde aparecían hojarascas y figuras de ángeles presentando sendos medallones con el anagrama de María. 

El arco de entrada a la casa fue revestido de telas recogidas por figuras de ángeles y enmarcado por una guirnalda verde con frutas, flores y espigas, incluso al precioso y antiguo azulejo que representa a la imagen de María Santísima en su Soledad, devoción principal de la familia De la Rosa, no le faltó su exorno floral. 

Esparcidas por el suelo y por la calle frente a la casa, ramitas de romero que al ser pisadas, le dieron ese fresco olor a la mañana eucarística, mezclado con el olor del incienso que rodeaba el conjunto. 

Me gustaría agradecer a todas aquellas personas que nos han felicitado por esta iniciativa y por el altar en sí, siendo uno de los más admirado. Por ello, valga este agradecimiento a todo el pueblo de Pilas por la acogida que ha tenido y los ánimos transmitidos para seguir  instalándolo en años venideros. 

No obstante, este altar no habría sido una realidad si no hubiese contado con la colaboración de tantas personas que a continuación les paso a nombrar, del mismo modo que les haré públicos mis agradecimientos, así  gracias a D. Manuel Ávalos, nuestra cura párroco, por las facilidades dadas en todo momento ante la cesión de la imagen y  por la ilusión con la que acogió la idea del altar; gracias a María Mateos, servidora que lo fue de la familia De la Rosa, por haber sido nuestro enlace con dicha familia que nos facilitó el uso de su antiguo domicilio para la instalación del altar; gracias a Mari Paz Sánchez y a Víctor Manuel Ruiz, verdaderos artífices de la obra junto al trabajo de un servidor, sólo bastó una proposición para contar con ellos, personas eficaces y servidoras donde las allá, a los que añado la persona de Antonio Manuel Anguas, al que también estaré siempre agradecido por  la cesión de colgaduras y telas y por haber plasmado su arte decorativo en el trabajo realizado en el balcón de la casa y en el arco de acceso a la casa, gracias sin duda a los tres por vuestro tiempo, trabajo y entrega. 


Terminar este capítulo de agradecimientos  nombrando a otras personas que también han sido importantes en esta aventura, sobre todo porque gracias a ellas, hemos podido levantar un altar digno a la imagen de San José y ofrecerle lo mejor al Santísimo Sacramento a su paso ante él. Así pues, mil gracias a Jesús García, Pepi Herrera, Clemente Ortega, Manola Quintero, Manuel Mudarra y a la Hermandad de la Soledad por la cesión de los distintos elementos que conformaron el altar y a los vecinos de la calle Amelia de Vilallonga, como el caso de Pilar, Ramona o el matrimonio Díaz Giráldez, por la cesión de todo aquello que nos hizo falta para la limpieza del entorno y el exorno del altar.

Gracias a todos y esperemos que el próximo año podamos repetir la experiencia si Dios quiere. 


***************************

Como fin a este capítulo de los altares, he de resaltar el ímpetu de nuestra parroquia y de D. Manuel que pretende dar un impulso a esta festividad y que, con respecto a los altares y su instalación, hemos de decir que este año se ha hecho llegar a cada uno de los vecinos que viven en el recorrido de la procesión una hojilla donde nuestro cura párroco se dirijo a todos ellos en las vísperas de la procesión animando a que siguiéramos abriendo las puertas de casa a Cristo, invitándoles también a adornar sus fachadas y puertas con colgaduras, colchas, mantones, macetas y flores. Una iniciativa que obtuvo sus frutos, al igual que el detalle de nuestro párroco al visitar cada uno de los altares por la mañana temprano y depositar sobre los mismos el Credo Apostólico que hemos podido contemplar en cada uno de ellos a través de las fotografías y que hemos querido dejar para este momento el ponerlo en conocimiento de todos nuestros lectores. 

Nos alegra ver como año tras año los vecinos e instituciones se conciencian más de la fiesta y aportan también su granito de arena, no ya sólo con el adorno de las calles y que invitamos a que siga en aumento, al igual que las fachadas de cada una de las casas, sino que también por la instalación de estos preciosos altares, que ya sean de menor o mayor envergadura, más ricos o más humildes, dignifican el paso de Jesús Sacramentado por las calles de nuestro pueblo, siendo digno de alabar y que vienen a engrandecer la fiesta. 

Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes. 
Fotografías. Mari Paz Sánchez, Víctor M. Mudarra y Manuel Rodríguez. 

0 comentarios :

 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade