jueves, 9 de febrero de 2017

Reportaje. Madre de Dios de Belén durante su Novena.


Del 27 de enero al 4 de febrero tuvo lugar en la Ermita de Belén la celebración de la Solemne Novena Gloriosa a la Patrona de Pilas, la Santísima Virgen de Belén Coronada. 

Como es tradicional, la devota imagen presidió un altar efímero instalado por la priostía en el presbiterio de su Ermita y situado ante el altar mayor que aparecía semicubierto por un dosel compuesto por terciopelo rojo y rematado por las caídas del palio de plata del orfebre Jesús Domínguez. 

La imagen de la Santísima Virgen, ataviada con gran exquisitez según la usanza de principios de siglo XX, presidía este altar situada ante el techo del precioso palio anteriormente mencionado y hoy día en desuso. 

La Señora volvió a lucir tras varios años sin hacerlo la primitiva saya del Domingo de Resurrección, realizada en brocado del siglo XVIII con encajes en oro y una preciosa y antigua cinturilla. Vistió el manto de Resurrección bordado en oro sobre terciopelo granate en 1900 aunque aparecía colocado a la altura de los hombros como antiguamente y no sobre la cabeza. La toca de sobremanto realizada y donada por Manuela Rodríguez Medina en tul bordada en oro con remate de encajes crudos. Gran profusión de joyas, así como la corona de oro de la Coronación Canónica, obra de Antonio Santos, el cetro, la media luna y la ráfaga de platos completaban el atuendo de la Señora. 

Por su parte, la imagen del Divino Infante lucía el tradicional y antiguo batón de cristianar bordado en oro, cíngulo y la corona de oro. 

Pedro Luis Bazán se encargó una vez más de manera magistral de esta hermosa labor de ataviar a la Señora, regalándonos la recuperación de este clásico atavío que no veíamos desde hace años. 

La iluminación del conjunto estuvo compuesta por sendos grupos de candeleros en modo piramidal, así como por dos lámpara de arañas recuperadas para los cultos extraordinarios del pasado mes de octubre y que antiguamente eran utilizadas para los cultos celebrados en honor a la imagen . 

El exorno floral estuvo compuesto por dos jarras de margaritas y claveles blancos, así como por diversos centros distribuidos a lo largo de todo el altar en el que se pudo contemplar también un antiguo sagrario gótico y dos reliquias que venera esta Hermandad, la de Santa Ángela de la Cruz y la de Tierra de Belén. 

En las siguientes fotografías podrán contemplar con detalle lo descrito anteriormente


 

 


 






 






 



 


Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes.
Fotografías. Juan Valladares Bernal.

0 comentarios :







Buscar este blog

Cargando...
 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade