jueves, 14 de marzo de 2013

Noticia. Francisco I, nuevo Pontífice de la Iglesia.


Pasaban pocos minutos de las siete de la tarde cuando las campanas de nuestra Iglesia Parroquial de Santa María la Mayor y de la Ermita de nuestra Patrona repicaban con algarabía al conocer los pileños que salía humo blanco por la chimenea de la Capilla Sixtina de El Vaticano indicando que teníamos nuevo Papa, concretamente el Papa número 266 de la Historia.

Alrededor de una hora tendríamos que esperar para conocer la identidad del nuevo Pontífice de la Iglesia aguardando la espera con emoción y con ilusión tal vez anhelando el que nuestro querido Arzobipso emérito, el Cardenal Carlos Amigo Vallejo, el cuál coronó canónicamente a nuestra querida Patrona, fuese elegido Papa. La red social Twitter nos hace pensar lo contrario cuando el propio Cardenal Amigo escribe anunciando el repique de las campanas de la Giralda, algo poco probable si él hubiera sido elegido.

Poco después de las ocho de la tarde se abría el balcón principal de la Basílica de San Pedro y el Cardenal Protodiácono Jean-Louis Tauran hacía el esperado anuncio: ¡“HABEMUS PAPAM”!

Tras enunciar en latín el nombre del cardenal elegido: Jorge Mario Bergoglio, un silencio sorprendente se apoderó de todos los presentes. Así mismo anunciaba que el nombre tomado por el nuevo Pontífice es FRANCISCO I.

Contra todo pronóstico y contra todas las quinielas, el Cardenal Arzobispo de Buenos Aires se ha convertido en el sucesor de Benedicto XVI.

Hay mucho de nuevo en el nuevo Pontífice: es el primer Papa americano, concretamente hispanoamericano, el primer Papa perteneciente a la Compañía de Jesús, orden religiosa fundada por el español San Ignacio de Loyola y más conocida como “Los jesuitas” y además es el primer Papa que adopta como nombre Francisco, el nombre de aquel Santo de Asís, llamado “el pobre de Dios”, dándonos pistas quizá de su sencillez. Quienes lo conocen en Argentina dicen que renunció a su coche oficial  yendo a su trabajo en autobús o metro o que le guste a él mismo prepararse la comida, entre otros detalles.

Al salir al balcón el Santo Padre Francisco I ha orado por su predecesor el Papa emérito Benedicto XVI y ha pedido que oremos por él mismo.

Ponemos a Su Santidad Francisco I bajo el amparo de nuestra Patrona la Santísima Virgen de Belén, para que lo proteja y acompañe en su pontificado que hoy ha comenzado.

Texto. Víctor M. Mudarra Fuentes

0 comentarios :

 
© 2008 | Blog creado por Víctor M. Mudarra Fuentes. Pilas Cofrade